Los hospitales Quirónsalud en Andalucía lanzan un mensaje de sensibilización en el día Mundial Contra el Cáncer

525

Con motivo de la celebración del Día Mundial contra el Cáncer, el próximo sábado 4 de febrero, los hospitales Quirónsalud de Andalucía, con sus centros de Sevilla (Sagrado Corazón, Infanta Luisa y Materno-Infantil), Málaga, Marbella, Huelva, Córdoba y Campo de Gibraltar, inciden en la importancia de la prevención y la adquisición de hábitos de vida saludables.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en España el cáncer es una de las principales causas de morbi-mortalidad. El número de diagnósticos de esta enfermedad en nuestro país ascendió el año 2022 a los 280.000 casos.

Ante estas estadísticas, los expertos lanzan un mensaje de sensibilización sobre la importancia de adquisición de estrategias encaminadas a potenciar la prevención. En este sentido, la doctora Cristina Quero, del Departamento Integral de Oncología de Quirónsalud Campo de Gibraltar manifiesta que “hablamos de prevención primaria cuando se pretende reducir la incidencia de la enfermedad a través de evitar la exposición a determinados factores causales cuya presencia es necesaria o favorece la aparición de la enfermedad oncológica y está dirigida fundamentalmente a la población general. Sin embargo, con la prevención secundaria se pretende conseguir un diagnóstico precoz de los tumores para intentar modificar la historia natural de la enfermedad a través de una intervención apropiada en esta fase precoz”. Actualmente un tercio de las muertes por cáncer se deben a cinco factores de riesgo evitables: el tabaco, el alcohol, el sedentarismo, la obesidad y una dieta inadecuada con escaso consumo de frutas y verduras.

Los avances en investigación y tecnología han supuesto un punto de inflexión y una gran esperanza para los pacientes. En este sentido, los tratamientos a través de la radioterapia y la radiocirugía han experimentado numerosos avances. La tendencia es hacer los tratamientos cada vez más cortos para mejorar el bienestar del paciente y su calidad de vida. Se acortan tiempos y se irradia menos. “Con el avance de las tecnologías, los tratamientos son cada vez más cómodos y accesibles, se combinan entre sí y los resultados son cada vez mejores”, detalla María Isabel Ramos, jefa del Servicio de Radioterapia en el Hospital Quirónsalud Infanta Luisa. Se consigue mucha información y en pocas sesiones se logran óptimos resultados. Un ejemplo es la radiocirugía con técnicas no invasivas como el sistema frameless mediante el que se localizan unas coordenadas y se libera una alta cantidad de dosis con mucha precisión.

Otro de los pilares en el tratamiento del cáncer es la oncología radioterápica, la rama que se encarga del tratamiento de los tumores mediante las radiaciones ionizantes, que supone “la opción de tratamiento más precisa y necesaria en el 50-60% de pacientes con cáncer a lo largo de su evolución”, advierte el doctor Jorge Contreras, jefe del Servicio Integral de Oncología del Hospital Quirónsalud Málaga El tratamiento con radiaciones ionizantes muestra una eficacia contrastada en un gran número de situaciones clínicas, “cada vez más indicado como primera opción en tumores emergentes como la próstata, mama y el recto, así como mayor posibilidad de tratamientos combinados con quimioterapia”. En definitiva, toda esta tecnología pone a disposición de los pacientes la posibilidad de realizar tratamientos hipofraccionados (con pocas sesiones) para sus tumores.

Respecto a la importancia del estado de ánimo en el buen pronóstico de esta enfermedad, la doctora María Jesús Rubio, jefa del servicio de Oncología Médica del Hospital Quirónsalud Córdoba, destaca que “es fundamental comprender la relación entre cuerpo y mente y la influencia de ésta en la evolución del cáncer”. En este apartado, la doctora indica que “los estados de ánimo de los pacientes con cáncer están íntimamente relacionados con síntomas como el dolor, la fatiga y la somnolencia. La alteración del sueño empeora los efectos de la quimioterapia, que conllevan una cascada de síntomas como la alteración del estado de ánimo, depresión y disminución en la calidad de vida. Por tanto, “es importante incidir en reducir estos síntomas para mejorar el bienestar de los pacientes oncológicos”. Es por ello que los tratamientos de quimioterapia requieren seguimiento psicológico con el fin de aumentar el bienestar del paciente y su supervivencia”, afirma la doctora Rubio.

Existen 200 tipos de tumores y el cáncer de pulmón es el tercero en incidencia detrás del cáncer de mama y del cáncer colorrectal en ambos sexos. “El tabaco sigue siendo el principal factor de riesgo en la aparición del tumor y hay que destacar que la incorporación tardía de la mujer al hábito tabáquico en los años 70 ha conllevado un incremento en la incidencia del cáncer de pulmón entre ellas. Esta tendencia creciente se ha visto también acompañada de un aumento de la mortalidad en los últimos años, a diferencia de los varones cuya incidencia va en descenso debido a la disminución del consumo de tabaco”, explica el oncólogo David Fernández Garay, especialista del Departamento Integral de Oncología del Hospital Quirónsalud Marbella. El experto puntualiza que “a pesar de ello, en los últimos 40 años se ha experimentado un incremento de la supervivencia en estos pacientes debido a las campañas de prevención y los avances científicos”.

En la aparición y desarrollo de esta enfermedad son numerosos los factores incidentes, entre los que se encuentra la edad, el tabaco, el alcohol, el sedentarismo y la obesidad. Una vez el paciente se encuentra en la fase de tratamiento, sus necesidades nutricionales varían, así como su actitud frente a la alimentación. Por ello, Jerusalén Antúnez Pinto, nutricionista del Hospital Quirónsalud Huelva, indica que en esa fase es importante que el paciente acuda a una consulta especializada en nutrición para así adaptar hábitos y encontrar alimentos o preparaciones más adecuadas al momento que está viviendo. “El paciente oncológico necesita mayor ingesta de líquidos, proteínas y alimentos calóricos que ayuden a la reparación de tejidos y células sanas dañadas por el tratamiento. Es habitual, que aparezcan náuseas, estreñimiento, falta de apetito o cambios en el gusto y el olfato, ante lo que debería consultarse la situación con el especialista para así poder mantener una nutrición sin deficiencias” sostiene la experta.

La vinculación del paciente y su entorno, su familia, es fundamental en un proceso de recuperación de cáncer. Para propiciar este apoyo, el Servicio de Oncología del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón ha impulsado la ‘Escuela de Pacientes’, un espacio que nace con el propósito de fomentar el diálogo, dar respuesta a todas las  dudas que surgen durante el proceso y estimular la participación gracias a los grupos de trabajo  que sirven como apoyo mutuo para saber llevar la enfermedad y adaptarse a ella. Durante los múltiples talleres que se llevan a cabo, los interesados obtienen consejos de diferentes especialistas sobre nutrición, actividad física, toxicidades durante el tratamiento y psico-oncología, además de poner en común buenas prácticas para afrontar la enfermedad. Pedro Valero, oncólogo de los hospitales Quirónsalud de Sevilla, destaca la “gran utilidad que supone también para los médicos una iniciativa como esta en la medida en que se adaptan a las necesidades de los pacientes y de los familiares tras conocer sus casos más de cerca”. Una manera práctica y necesaria que, según subraya el doctor, “ayuda a cambiar dinámicas donde todos salen beneficiados”.

Intenso calendario de iniciativas

La celebración del Día Mundial Contra el Cáncer es una fecha muy especial en los ocho hospitales que el grupo sanitario tiene en la comunidad Andaluza. Todos ellos han programado un calendario de actividades diversas para dar visibilidad a la enfermedad y como iniciativa de sensibilización y prevención. Entre ellas, se enumeran la presencia de la invitación a los hospitales de las sedes locales de la Asociación Española Contra el Cáncer, la colocación de lazos verdes en fachadas, actividades de apoyo a enfermos o la visibilidad de los especialistas sanitarios que trabajan a diario con afectados de esta enfermedad.