La mayoría de las personas con enfermedad renal no tienen síntomas en las primeras etapas

384

La Sociedad Española de Nefrología (SEN) estima que un 10% de la población padece algún grado de la Enfermedad Renal Crónica (ERC). La insuficiencia renal se produce cuando los riñones, encargados de eliminar las impurezas de la sangre, no realizan bien esta función. Se trata de una patología de alta prevalencia en la población que suele pasar desapercibida en las primeras etapas debido a la ausencia de síntomas.

“Cuando no funcionan bien, pueden aumentar los desechos en la sangre, generar complicaciones como hipertensión, anemia, huesos débiles, desnutrición y enfermedades cardiacas o vasculares. Estos problemas pueden darse lentamente en un tiempo prolongado, muchas veces sin síntomas”, explica el doctor Alberto Marañés, Jefe del servicio de Nefrología del Hospital Quirónsalud Marbella y Hospital Quirónsalud Campo de Gibraltar.

Etapa «silenciosa» de la enfermedad renal

Esa naturaleza “silenciosa” en las primeras etapas de la enfermedad renal crónica es la causante de que la enfermedad pase desapercibida para la mayoría de las personas. Sin embargo, su detección depende tan solo depende de una simple analítica de sangre. “La mejor manera de diagnosticarla es hacerse un examen de sangre determinando niveles de creatinina y de orina donde se comprueba si hay sangre, leucocitos o albumina lo que ayuda a detectar el daño renal en etapas tempranas. Es especialmente recomendable para personas afectadas de diabetes y/o hipertensión”, detalla el experto.

Precisamente las causas más frecuentes de la Enfermedad Renal Crónica (ERC) son la Diabetes Mellitus y la Hipertensión arterial. Debido a que ambas patologías son cada vez más habituales en nuestra población, se ha registrado un crecimiento exponencial de la enfermedad, con mayor incidencia en países desarrollados debido a la incorporación de hábitos de vida poco saludables.

La función de los riñones es vital para nuestro organismo. Además de eliminar los desechos y líquidos extra del cuerpo, ayudan a controlar la presión arterial, el metabolismo de los huesos, a prevenir la anemia y a mantener el equilibrio de sustancias químicas en la sangre como el sodio, potasio, el fósforo y el calcio. En palabras del doctor Alberto Marañés, es fundamental “cuidar de la salud de los riñones”. Para ello, el especialista propone unas pautas “fáciles de incorporar sin esfuerzo” a nuestra rutina diaria como es el caso de “evitar la obesidad, cuidar la diabetes y la hipertensión arterial, someterse a revisiones médicas, respetar las horas de descanso, eludir los excesos de cualquier tipo, especialmente en la alimentación, practicar actividad física y beber unos dos litros de agua al día».

Única Unidad de Diálisis de Andalucía

La insuficiencia renal crónica puede finalmente llevar a la necesidad de tener que someterse a diálisis o a un trasplante de riñón. La detección temprana y su tratamiento previenen o demoran estas complicaciones, aunque en caso necesario, es tranquilizador saber que hay herramientas a nuestro alcance.

El Hospital Quirónsalud Marbella, dispone de una Unidad de Hemodiálisis, la única del grupo Quironsalud en Andalucía. Estas instalaciones están dotadas con 20 puestos y la última tecnología en su campo. Situado en un enclave excepcional, en primera línea de playa, está dotada con una superficie total de 500 m2 distribuida en  dos zonas de  tratamiento con 10 monitores de diálisis cada una, que cumplen los estándares europeos de calidad. La unidad tiene al frente a un equipo de especialistas en Nefrología de reconocido prestigio con presencia física en todo momento, así como personal de enfermería con una amplia experiencia y formación en hemodiálisis.

Con respecto a otro asunto, el Hospital Quirónsalud Marbella donaba una silla adaptada al CD Ultra Trail Sierra Blanca para que personas con problemas de movilidad puedan disfrutar del senderismo y de las carreras por montaña.