Arranca la temporada de la mejor fusión asiático-mediterránea de Marbella

453

Comienza la cuenta atrás para la temporada de verano, pero antes, todos los ojos miran hacia la Semana Santa y Playa Padre se posiciona, una vez más, como uno de los destinos más exclusivos de la Costa del Sol.

Su apertura supone el pistoletazo de salida para disfrutar al máximo los días de sol y mar previos a la ansiada época estival. Situado en la playa del Cable, en Marbella, este beach club es el lugar perfecto si lo que se desea es vivir una experiencia única en torno a la buena gastronomía, y el ambiente más vibrante. Palmeras tropicales, arena dorada y aguas cristalinas se conjugan con los sabores de una exquisita cocina mediterránea con toques mexicanos y las sugerentes notas de sus exóticos cócteles.

Musica, sol y diversión

Playa Padre en un beach club de lo más versátil, capaz de transformarse a medida que avanza el día. A mediodía, su ambiente bohemio y relajado invita a descansar en una tumbona, mientras la suave música se cuela entre el rumor de la brisa y las olas con el azul del mar como panorámica. A medida que el sol se pone y su luz anaranjada transforma el horizonte, la música comienza a cobrar protagonismo y la playa se convierte en el lugar perfecto donde admirar un espectacular atardecer al ritmo de la mejor música.

Perfecta fusión asiático-mediterránea

Comer en Playa Padre es una experiencia sensorial que no te esperas. Lejos de ser la clásica cocina a pie de playa, sus fogones preparan platos exquisitos bajo la dirección del chef Franco Franceschini quien, junto a su equipo, trabaja en los sabores de la cocina mediterránea y asiática para mostrar todo el potencial del mejor producto que es capaz de encontrar creando una fusión perfecta que implica tanto a la vista, como al gusto, al olfato, al oído y al tacto.

Su propuesta gastronómica se centra en la pureza, la autenticidad y la reinterpretación de recetas icónicas de todo el mundo, en las que los ingredientes frescos de origen local son protagonistas. Todos los platos logran ese difícil equilibrio entre dulce, salado y ácido que define su cocina, con creaciones como el Orgasmo de remolacha, el Pulpo Güey, Taco de cangrejo de concha blanda o Lubina zarandeada, además de deliciosas elaboraciones de sushi, sashimi o niguiris.

Los cócteles merecen mención aparte por una cuidada carta, en la que además de los clásicos, presenta estimulantes e innovadores creaciones de las mejores referencias, con especial protagonismo del tequila y el mezcal.

Sus grandes mesas al aire libre frente a la playa invitan a reunirse, compartir y celebrar en un lugar creado para la diversión y el disfrute.